Las autoridades indicaron que se prepara un informe final donde se detallará una explicación donde murió Martha Erika y su esposo, Rafael Moreno Valle.

Por: Uriel Morales

Ciudad de México.- La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) informó que no se encontraron evidencias de fallas previas al impacto en los componentes involucrados en los controles del helicóptero accidentado en el que perdieron la vida la exgobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y su esposo, Rafael Moreno Valle.

Mediante un comunicado, la DGAC dio a conocer los avances sobre la investigación técnica del percance del helicóptero marca Agusta A109S, ocurrido el pasado 24 de diciembre de 2018, en el Poblado de Santa María Coronango, Puebla.

Detalló que tras analizar los dos motores Pratt & Whitney PW207C se encontraron daños y rastros que presentan denotan haber estado en funcionamiento al momento del impacto, sin embargo, los componentes de memoria interna que podrían demostrar lo anterior resultaron dañados por el impacto y el fuego.

Precisó que de la inspección de dos de las cuatro luces del master warning y master caution, se identificó que éstas estuvieron encendidas antes del impacto, pero aún no se determina en qué momento del vuelo se iluminaron. 

La DGAC reporto, además, que luego de los trabajos de inspección hechos al Rotor Principal se determinó que se deberá analizar si los trabajos de mantenimiento realizados a estos componentes se apegaron a los procedimientos establecidos por el fabricante Leonardo Helicopter Divison (LHD).

“Leonardo Helicopter Divison (LHD) realizó un análisis del audio de la tripulación del XA-BON con la torre de control Puebla, en el que no se aprecia un comportamiento inusual en las revoluciones. En los dos últimos ruidos del audio, se escucha una fluctuación de las revoluciones en un 2 por ciento” se especifica en el documento.

Sin embargo, tras el análisis más profundo a los actuadores lineales, a través de inspecciones destructivas internas, se encontraron diversas inconsistencias y daños que llevan a continuar estos análisis en otras instancias para definir con exactitud la relevancia de puntos específicos.

Agregó que en cuanto a los restos de la aeronave que se localizaban en Cascina Costa, Milán, Italia, ya se encuentran en proceso de trámites en aduana de México para su envió al hangar de la terminal aérea poblana.

“De manera conjunta, las autoridades internacionales, los representantes de los fabricantes y los investigadores de la Dirección General de Aeronáutica Civil, siguen investigando las posibles causas electromecánicas que pudieron provocar una pérdida de control de vuelo”, apunto la DGAC.

Síguenos:
error

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *