Por Itzel de Alba


Luego de haber revisado lo que es la Agenda 2030, las siguientes entregas serán para revisar cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que tienen como meta poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y además hacer frente al cambio climático esto para responder al lema de no dejar a nadie atrás.

El primero de estos 17 ODS, es el de “Fin de la pobreza”, que como bien su nombre lo dice busca erradicar todo tipo de pobreza en el mundo. Para esto, cuenta con 7 metas para ser cumplidas en 2030.

La primera es erradicar la pobreza extrema para todas las personas en el mundo, según la ONU las personas que están en dentro de este rango viven con menos de 1.25 dólares al día. De acuerdo con el Coneval, en 2018 existían 9.3 millones de personas en esta condición de aproximadamente 129 millones de mexicanos. Aunque la cifra representa un 7%, aún hay bastante tarea por hace para disminuir esta brecha pues al contemplar la cifra de pobreza “a seca” la situación aumenta considerablemente.

En segundo término, está la reducción de al menos la mitad la proporción de personas que viven en pobreza en todas sus dimensiones, es decir, esto engloba a todos los tipos de pobreza, que según las cifras del Coneval, el 49% de los mexicanos viven en esta condición. Situación que me parece escandalosa, es mucho el porcentaje de personas consideradas dentro de este estrato económico y que es grande el objetivo para México.

La meta tres tiene que ver con la puesta en práctica a nivel nacional de sistemas y medidas apropiadas de protección social para todos, y lograr para 2030, una amplia cobertura de las personas pobres y vulnerables. El informe del World Bank sobre protección social en México revela que la estructura de la protección social en México está fragmentada, con serios problemas de igualdad y eficiencia.

Cabe decir, que las generaciones que ahora están entre los 50 y 60 años, aún alcanzaron programas de retiro y jubilación, digamos “decentes”. Pero las nuevas generaciones, ya no contaremos con ello, incluso difícilmente lograremos entrar a un trabajo con prestaciones de seguridad social, lo cual complica un poco las cosas a futuro.

La cuarta meta tiene que ver con la garantía de que todas las personas tengan los mismos derechos a los recursos económicos, así como acceso a los servicios básicos, la propiedad y el control de la tierra y otros bienes, la herencia, los recursos naturales, las nuevas tecnologías apropiadas y los servicios financieros, incluida la microfinanciación. Según el Coneval en su Porcentaje de la población con carencia en el acceso a los servicios básicos en la vivienda según entidad federativa, 1990-2010, en 2010 había un 19% de personas sin acceso a estos servicios. ¿Habrá reducido de entonces a la fecha?

En quinto lugar, el ODS 1 busca fomentar la resiliencia de los pobres y las personas que se encuentran en situaciones vulnerables y reducir su exposición a los fenómenos extremos relacionados con el clima y otras crisis, como desastres económicos, sociales y ambientales. Por ejemplo, cuando suceden fuertes huracanes, o sismos, la gente con menos recursos debe aprender a aceptar los cambios que está viviendo, entender por qué pasa y lograr aceptarlos.

Las últimas dos metas, tienen que ver con generar recursos para que los países en desarrollo pongan en práctica programas y políticas encaminados a poner fin a la pobreza en todas sus dimensiones; así como crear marcos normativos sólidos en los planos nacional, regional e internacional, sobre la base de estrategias de desarrollo en favor de los pobres que tengan en cuenta las cuestiones de género, a fin de apoyar la inversión acelerada en medidas para erradicar la pobreza.

Estas metas son la que todos los países miembros de ONU deben de seguir para 2030. Y para ello, la ONU incluye no solo a gobiernos, sino a la sociedad en general, a la iniciativa privada y a la academia. Para que, por ejemplo, la sociedad se una a fomentar este ODS haciendo voluntariado, la IP desarrolle productos y micro seguros para elevar la protección social; y la academia continúe con investigaciones, mida el impacto de todos los esfuerzos y proponga soluciones. Finalmente, que los gobiernos diseñen esquemas de atención, programas sociales y más para garantizar que nadie se quede atrás.

Una vez que revisamos esto, ¿cómo crees que podrías aportar tu? Recuerda que se trata de poner fin a la pobreza, sin embargo más de la mitad de los mexicanos estamos en esa situación. Entonces, asumo que nos tocaría aportar a los debates públicos, a contribuir en estudios académicos, exigir mejores condiciones, etc., para que todos logremos cumplir con este objetivo.


Itzel de Alba, Maestra en Política y Gestión Energética y medioambiental

Las opiniones aquí plasmadas son responsabilidad de quien las escribe, no necesariamente reflejan la ideología del medio. 

Síguenos:
error

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *