Entre los factores que ocasionaron este desenso, están el alto ISR que pagan las empresas y el tiempo para cumplir con obligaciones fiscales

Por redacción

México.- México cayó dos posiciones en el Índice de Competitividad Fiscal Internacional, el cual es elaborado cada año por la think tank Tax Foundation y evalúa la competitividad y neutralidad de los sistemas fiscales de diferentes países.

En el último reporte, México se ubicó en la posición 31 dentro de los 36 países que se evaluaron, con lo que se colocó por debajo de dónde se ubicó el año pasado, cuando llegó a la posición 29 en el ITCI.

“Un sistema fiscal competitivo es aquel que mantiene bajas las tasas de impuestos. En el mundo globalizado de hoy, el capital es muy móvil. Las empresas pueden optar por invertir en cualquier número de países del mundo para encontrar la tasa de rendimiento más alta. Esto significa que las empresas buscarán países con tasas impositivas más bajas sobre la inversión para maximizar su tasa de rendimiento después de impuestos. Si la tasa impositiva de un país es demasiado alta, impulsará la inversión en otros lugares, lo que conducirá a un crecimiento económico más lento”, refirió en su reporte Tax Foundation.

De acuerdo con el reporte, existen tres debilidades en el sistema fiscal mexicano. Una de ellas es la elevada tasa del Impuesto sobre la Renta que pagan las empresas en el país, la cual es de 30%, mientras que el promedio de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos es de 23.3 por ciento.

La discusión sobre la tasa de ISR empresarial, en México, se intensificó hace dos años, cuando en Estados Unidos se impulsó una reforma fiscal que bajó la tasa corporativa de ese país de 35 a 21%, con lo cual algunos especialistas e instituciones apuntaron que México podría perder competitividad si no se llevaba a cabo una reforma fiscal que bajara tasas y diera incentivos a las empresas.

Otra debilidad que menciona el think tank es el tiempo que le toma a las empresas cumplir con sus obligaciones fiscales en México, ya que éste puede ser de aproximadamente 100 horas.

La tercera debiliad es que las empresas tienen un tiempo limitado para poder compensar las ganancias futuras a través de las pérdidas operativas.

En contraparte, entre las fortalezas que Tax Foundation encontró en el sistema tributario mexicano fue una tasa de ISR personal de dividendos de 17.1%, mientras que en la OCDE el promedio es de 23.9 por ciento. Además, destacó la deducción de los impuestos a la propiedad.

Síguenos:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *